PALOMARES

All rights reserved 2016 © copyright Yassine Chouati.

 

Título: Palomares

Año: 2016

Descripción técnica: Fotografía sobre papel, dimensiones variables

 

Palomares es una serie fotográfica concebida como una metáfora visual construida a partir de imágenes fotográficas tomadas en el edificio de una base de investigación estadounidense abandonada a mediados del siglo pasado, en las afueras de Tánger (norte de Marruecos). Un edificio ahora ya solo habitado por palomas.
     La intención al realizar esta serie fue reemplazar el concepto imagen/documento por otro de carácter personal, introspectivo, relacionado con la experiencia del “viaje” y su relación con la “memoria”. Más allá de la veracidad de los elementos representados, Palomares nos adentra en el proceso de transformación del individuo expatriado, remitiendo, mediante imágenes borrosas, a esa indefinición que poseen los recuerdos cuando, con el tiempo, van perdiendo nitidez. Es una excusa para contar o elaborar una narrativa, creando paralelismos con cosas aparentemente opuestas, usando una estrategia similar a la empleada por Roland Barthes en La Cámara Lúcida, con el uso que hace de la imagen de su madre como excusa para definir su postura, en cuanto a la veracidad de la imagen como condición ligada al tiempo y a su vez a la muerte. Según Barthes una imagen que busca acercarse a la verdad es una imagen muerta, ya que está unida al tiempo y al contexto en el cual se ha registrado. Tampoco, a mi parecer, existe la objetividad en la imagen fotográfica, ya que el sujeto que la genera está condicionado por su experiencia vital. Palomares plantea modificar la finalidad de la obra fotográfica, abriendo su función documental a una lectura infinita. Esto no sería posible sin alterar la idea de la narrativa como proceso lógico; es decir, sin aplicar la fórmula que propone Barthes cuando distingue entre “lo obvio” y “lo obtuso” para provocar un ejercicio participativo, donde el receptor se encuentra frente a dos niveles de lecturas, básica” y “profunda”. La primera lectura se limitaría a los aspectos formales, mientras la segunda estaría relacionada con la elaboración de un discurso personal.